22 Febrero 2017

Transformación Digital: ¿carrera de fondo o de velocidad?

transformacion digital

Solamente hay que asomarse a la puerta para ver numerosas personas ejercitando sus cuerpos por salud o por metas de autorrealización personal, pero ¿y las empresas? ¿Se preparan para el futuro? La respuesta es sí. Hay que desmentir que las pequeñas, medianas y  grandes compañías son entidades perpetuas que no necesitan prepararse para lo que viene mañana.

 

Las reglas han cambiado. Ya no basta con saber dónde vamos, ahora hay que tener claro el momento y la velocidad de interacción con nuestros clientes, al mismo tiempo que afinamos para estar en el lugar apropiado. Esta suma de circunstancias hacen de esta competición una carrera de locos.

 

Y es ahí donde surge la duda: ¿guardamos fuerzas para darlo todo más adelante o aceleramos para tomar los primeros puestos de la carrera? La clave está en la combinación de ambos elementos, una estrategia a largo plazo que trace la senda por la que queremos transitar, teniendo claro el destino, y otra de pura velocidad que haga que, como empresa, no te quedes atrás; y si aceleras lo suficiente, podrás convertir esta ventaja en tu cualidad diferencial.

 

Lo curioso de este nuevo escenario, es que no corremos solos. El cliente va a nuestro lado marcando el paso y obligando a corregir nuestros movimientos como si de un entrenador personal se tratara. Y para más trastorno, es el cliente quien ha dado el disparo de salida, pues su forma de relacionarse, comprar, comunicarse, interactuar, en definitiva de vivir, hacen que los medios se transformen a diario y se adapten a esta nueva metodología.

A estas alturas decir que la transformación digital es una prioridad para muchas compañías resulta una obviedad. Pero no todos tenemos claro en qué consiste, por lo tanto, tratemos de aclarar conceptos y dar una definición categórica a este término tan manido.

 

¿Qué es transformación digital?

Hace unos meses en una conferencia de cuyo nombre no quiero acordarme, oí una definición que me hizo pensar: “La transformación digital es decir a tus empleados y clientes: hasta ahora hacíamos así las cosas, pero ahora las vamos a hacer de este otro modo, mejorando procesos y resultados”.  Y permitirme que me quede con parte de esa definición, pero añada que el crecimiento exponencial de las nuevas tecnologías ha forzado al consumidor a relacionarse con las empresas de una manera muy diferente y por ende, la empresa con el cliente. La “omnicanalidad” ha quedado atrás, aunque forma parte de ese smart time tan buscado por las compañías, que ofrece lo que el cliente busca, en el momento adecuado, a través del medio adecuado y totalmente personalizado.

Pero, si tuviera que quedarme con esas dos líneas que explican claramente qué es la transformación digital, me quedaría con: “Orientación estratégica empresarial hacia la mejora de procesos y capacidades de la organización, con el fin de entender mejor al cliente y tomar mejores decisiones”.

 

Reflexiones finales

La transformación digital es sin duda una oportunidad para aumentar nuestra eficiencia interna, mejorar el alcance y rendimiento de nuestras campañas, lograr esa buscada diferenciación competitiva y redefinir nuestros puntos de contacto con el cliente, mejorando la relación con ellos. Y todo responde a una demanda por parte del cliente, que grita este nuevo enfoque, exigiendo una mejora de la experiencia de cliente apoyado en el contexto digital.

Corre, esprinta, llega a la meta: transfórmate digitalmente.

 

Carlos Viera

 Docente de EUDE Business School y experto en Marketing Digital

1 comentario

Ing. Elsa

25/02/2017
es verdad necesitamos trabajar para nuestro porvenir y el de nuestra familia. Necesitamos perpetuarnos en el tiempo.

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.