22 Mayo 2017

El Ciberataque: El rol de los directivos desde la vista de Recursos Humanos

recursos humanos

Paolo Lombardo, experto, especialista y Director del Máster de Recursos Humanos de EUDE Business School nos habla sobre cómo los directivos y ejecutivos de compañías deben de reaccionar y actuar antes situaciones como el reciente “Ciberataque” que está dando la vuelta al mundo. 

 

Uno de los grandes problemas que deben asumir los líderes empresariales es la puesta en marcha de planes de acción ante situaciones inesperadas. Tal es el caso que muchos directivos se están enfrentando en estos días a estos planes desde que el ciberataque, del pasado viernes 12 de mayo de 2017, ha afectado a un alto número de empresas alrededor del mundo.

 

Analizando la situación, y a partir de la información que hemos recibido tanto en notas de prensa como por testimonios de conocidos, podríamos hacer una primera clasificación de cómo las empresas enfrentaron la situación ese día, y dividirlas en dos grandes grupos: las que contaban con un plan acción ad hoc, y aquellas que carecían del mismo.

 

El primer grupo de empresas asumió la situación de crisis tal y como está recogido en sus planes de comunicación interna y externa: designación de portavoces, elaboración de mensajes específicos dirigidos a la ciudadanía, y avances claros a partir de logros de objetivos que permitían vislumbrar el fin de la crisis. Esto es lo que establece cualquier manual de comunicación de crisis, y es uno de los grandes retos que enfrentan los DIRCOM de grandes empresas.

 

Pero preocupa la situación de aquellas empresa,- pymes fundamentalmente- cuyo grado de desarrollo todavía no les permite contar con una estructura formal de comunicación que atienda de manera efectiva estas situaciones. Entonces estas empresas se convierten en una fuente descontrolada de rumores que, con la vitalidad de las redes sociales y los programas de comunicación instantánea que cualquiera maneja en sus smartphones, lleva a que el entorno crítico pueda verse desvirtuado en su origen, sin voces oficiales que comenten los avances puestos en marcha, y donde no hay información la rumorología la sustituye con efectos desvastadores.

 

Para los líderes empresariales, sean de grandes, medianas o pequeñas empresas, públicas o privadas, esta situación debe servirles para afrontar una realidad: no importa a lo que se dediquen, ni el tamaño de sus empresas, pero resulta indispensable contar con un plan efectivo de comunicación de crisis. El problema no radica en el tamaño, sino en la concepción esencial: si esos líderes creen en el valor de los procesos comunicacionales, serán más efectivos no solamente en la resolución de los problemas que enfrentan, sino también en el control de los efectos negativos que producen los rumores y la desinformación en estas situaciones.

 

Ahora, ¿qué podemos hacer quienes nos dedicamos a la formación de directivos? En primer lugar, considero indispensable incluir el análisis y la discusión de estos hechos en las clases de Máster cuando trabajamos los temarios de comunicación y contenidos similares asociados a las habilidades directivas que debemos ayudar a desarrollar. Por otra parte, incluir el estudio de los procesos de comunicación de crisis en los contenidos asociado a cualquiera de los programas de formación de postgrado en las escuelas de negocio contribuirá de manera efectiva a dotar a los futuros directivos de competencias específicas que, de una manera u otra, pondrán en práctica a lo largo de su vida profesional.

 

Paolo Lombardo Expósito

Director del Máster de Recursos Humanos-EUDE Business School

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.