22 Septiembre 2014

¿Quieres empezar a invertir en bolsa y no sabes cómo?

Son muchos los jóvenes, que tras recibir los primeros ingresos y cubrir sus necesidades, se plantean qué hacer con los pequeños ahorros que van cosechando mes tras mes. Pequeños ahorradores a los que les gustaría sacar provecho y no saben muy bien cómo hacerlo. La bolsa se les plantea como una opción, aunque el miedo a lo que pueda ocurrir en los mercados puede que les esté echando para atrás.

¿Qué cosas se deben tener en cuenta? Lo primero es hacernos una idea de nuestro perfil como inversores. Si somos jóvenes, pero no podemos destinar mucho dinero a la inversión en bolsa, lo lógico es que adoptáramos una estrategia de inversión por dividendos.

Así, y según aseguran los autores de 25 estrategias para ganar en bolsa (Ed. Pearson. Prentice Hall) “invirtiendo por dividendos el inversor elige  una serie de valores una vez al año, los compra y se olvida de revisiones, reponderaciones y demás complicaciones hasta que pasan 12 meses.

Es, por tanto, una estrategia de inversión tranquila, con pocos costes de ejecución y, adicionalmente, con ventajas fiscales al tener un periodo de maduración superior al año. Pero además, lo realmente relevante es que los retornos son muy satisfactorios, tanto en mercados alcistas como especialmente en los mercados bajistas, donde el inversor está algo más protegido al haber elegido empresas con beneficios sólidos, estables, predecibles, que son relativamente ajenas a los vaivenes del ciclo económico”.

¿Mi perfil concuerda con el de un inversor por dividendos?

Soy un inversor por dividendos si:

–          Tengo poco tiempo para dedicar a la bolsa.

–          Tengo un tipo impositivo marginal muy alto.

–          No estoy dispuesto a pagar muchas comisiones, o bien mi cartera para invertir en bolsa es pequeña.

–          Me cuesta conciliar el sueño pensando en que mañana la bolsa puede hundirse.

No soy un inversor por dividendos si:

–          Me gusta estar pegado a la pantalla, vigilando mis inversiones.

–          Me gusta hacer trading (comprar y vender varias veces el mismo valor aprovechando movimientos a corto plazo).

–          Confío sobre todo en el análisis técnico para tomar mis decisiones de inversión.

–          No me preocupa que mis beneficios bursátiles tributen al tipo marginal.

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.