22 Mayo 2017

Motivación, una cuestión de Responsabilidad: Las personas con Motivación no necesitan motivos, sino situaciones

motivacion responsabilidad

El Ser humano gira entorno a la Motivación como si de una piedra angular se tratase. Es ese ley motiv por el cual tomamos acciones, decisiones, generamos nuestras propias conductas y a su vez promovemos conductas en el resto de lo que denominamos Sistema Vivo y más concretamente Sistema Organizacional.

 

Un factor estudiado a través de una gran cantidad de teorías basadas en el estudio del comportamiento humano a través de las diferentes sociedades y evolución.

 

Cada persona posee su propia motivación, algo que permanece en estado latente hasta que como si de un interruptor se tratase. La motivación es algo intrínseco en su totalidad si bien puede “activarse” por estímulos internos o estímulos externos.

 

Hoy en día dentro de los Sistemas Organizacionales hablamos de motivación, como un elemento clave a la hora de conseguir rendimiento, éxito y posicionamiento a la vez que mantenemos un estado de Flow a nivel interno en el que el clima laboral se va retroalimentando de esta misma motivación. Esto es así, en un Sistema deseable, un sistema basado en la creación, implantación y mantenimiento de un sistema de Reconocimientos y Recompensas de cara a conservar y promover un constante cambio positivo hacia una motivación lineal y duradera.

 

La pregunta es, ¿Qué ocurre cuando falla este sistema de recompensas o reconocimientos?, ¿Qué pasa si no tenemos ese sistema en nuestra Organización?, ¿De quién depende en realidad esa recompensa y ese reconocimiento?, ¿Es igual el Sistema para tod@s?…

 

Es hora de que reflexionemos y nos pongamos a trabajar en la mayor empresa del mundo y que tenemos más a la mano que es nuestro propio Ser. Es hora de que la Motivación no sea eso que dejamos al libre arbitrio de la Organización, la Sociedad o el Sistema al que pertenecemos.

 

Cuando dejamos la motivación al Servicio de un Sistema el Sistema como tal se mueve, cambia y se reordena en todo momento siguiendo los patrones y las leyes del caos, es por ello que muchas veces nuestra motivación queda a merced de un Sistema que sin necesidad de ser malo, “maltrata” nuestra motivación.

Nuestras expectativas con respecto a los Reconocimientos y las Recompensas que debemos recibir por nuestro trabajo, nuestras acciones, nuestros logros, a veces no se cumplen y quedan sujetos a nuestras propias creencias que en esta misma situación nos llevan la insatisfacción y la desmotivación.

 

Es fundamental proveer al Sistema Organizacional de una buena estructura destinada a atender la Motivación de los Colaboradores de la Organización, si bien nunca debemos olvidar que la Organización en si misma la formamos nosotros y con nosotros, nuestras motivaciones.

 

Por lo tanto para la creación de Sistemas Organizacionales Motivados es necesario que se cumplan los siguientes elementos:

 

  • Elaboración e Implantación de un sistema de Recompensas y Reconocimiento.
  • Estructura Organizativa y Distribución del trabajo equitativos.
  • Capacitación y Desarrollo acompañados de la consiguiente readaptación de puestos.
  • Creación de un Sistema de Gestión de la Información interna y vías de Comunicación Direccional en todos los niveles.

 

Estos son los mínimos que garantizan un sistema que al menos tiene en cuenta que la motivación es uno de los elementos clave que hay que gestionar.

 

En este sentido hablamos de Organizaciones Responsables en cuanto a la motivación cuando hablamos de aquellas que dedican parte de su estructura y personal para la creación, implantación y mantenimiento de las vías de motivación principales; ( remuneración, formación & capacitación, carrera profesional & desarrollo y gestión del talento)

 

Como he comentado antes, la motivación NOS PERTENECE, y como tal, debemos responsabilizarnos nosotros de ella. Esto significa saber y entender en cada momento preciso, cual es el elemento motivante que nos lleva a la acción. A veces puede ser algo simple y sencillo y otras un gran reto o logro, si bien en todos los casos la motivación va a determinar nuestro nivel de implicación y lo que es más importante aún, nuestra felicidad a la hora de involucrarnos en la experiencia.

Tanto en situaciones difíciles, complicadas, situaciones en las que debemos asumir riesgos, como en situaciones más favorables, claras o que dominemos, somos responsables de encontrar aquello que de verdad nos motiva.

 

Claves para estar Motivado:

 

  • Reconoce tus puntos fuertes y disfrútalos.
  • Reconoce tus áreas de mejora y proponte un reto para acometerlos.
  • Vive cada momento como único e irrepetible.
  • Piensa que como Ser especial y Único que eres, tu trabajo también puede serlo si te lo propones ( dale tu toque personal…).
  • Crea tu propia marca y sello.
  • Afronta el fallo y abrázalo como una oportunidad de crecimiento.
  • Toma cada problema o inconveniente como una forma de aprender.
  • Toma conciencia de tu momento presente y tu entorno más cercano.
  • Elige la Motivación como plato principal desde primera hora del día.
  • En cualquier caso si algo te desmotiva, no le des poder para ello, cambia tu manera de verlo, oírlo o sentirlo y haz de ello una experiencia motivante.

 

 

Daniel Benjumea

Docente Habilidades Directivas y Toma de desicionesEUDE Business School

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.