16 Febrero 2015

Las claves para comenzar con tu marca personal en Internet

El entorno online y su continua evolución, nos obliga a adoptar nuevas prácticas y modos de comportarnos dentro del ‘escaparate’ digital. Centrándonos en el terreno profesional, nos encontramos ante el doble handicap de poder destacar entre tal cantidad de profesionales aptos para el mismo vacante de trabajo y, con ello, el fácil acceso de los departamentos de recursos humanos a la información que, en muchos casos, nos define como trabajadores y, también, como personas.

En este sentido, nos detenemos en la cuestión de la marca personal o, lo que es lo mismo, el personal branding. Un ámbito donde observamos también aquí el efecto de la globalización entendida como la ausencia de las barreras espacio-tiempo. Y es que, ahora más que nunca, es preciso labrarse un perfil profesional lo suficientemente atractivo como para conquistar a los responsables de selección de personal de cada una de las empresas que buscan un candidato con un perfil determinado.

Si no estás, no existes

Atrás quedó nuestra única presencia de nuestro currículum en las bolsas de empleo como Infojobs y similares. Ahora, debemos hacer por que nos conozcan de otra manera mucho más profesional y enfocada a la práctica y, también, personal. Además, si tenemos en cuenta que cada vez son más las empresas que recurren a la Red para saber más acerca del candidato que tienen enfrente, es obvio que debemos elaborar y nutrir nuestra marca personal, como si de una empresa se tratara.

¿Y por qué marca?

Porque, aunque somos personas, nos debemos vender como marcas. Nuestra manera de trabajar, de entender nuestra profesión y de cómo nos desenvolvemos dentro de ella, no es sino una forma de vendernos ante un departamento de recursos humanos de una determinada empresa. Se trata, por tanto, de hacer marketing con nosotros mismos. 

Por dónde se empieza

En primer lugar, debemos saber qué queremos ser de cara a los demás, así como qué queremos transmitir y cómo. Como podemos ver, poco se diferencia de la estrategia que suele llevarse a cabo para una empresa. Esta parte es sustancialmente importante para desarrollar el resto de pasos necesarios.

En segundo lugar, es preciso decidir dónde es mejor estratégicamente estar. Esto dependerá enormemente del sector en el que estemos interesados. Así, mientras dispoemos de algunas herramientas y canales comunes y más generales, existen otros que son específicos de la profesión.

Por dónde se sigue

Asimismo, entre esos canales, será preciso tener en mente la creación de un blog donde vayamos a nutrir de contenidos afines a la temática y área al que queramos dedicarnos. No olvidemos que el marketing de contenidos está a la orden del día y que esto nos va a proporcionar un prestigio si estos son, efectivamente, de valor.

Las redes sociales profesionales son un gran aliado para dar difusión a nuestros contenidos. De la misma manera, comentar y compartir contenidos que consideramos interesantes pueden ayudarnos a establecer nexos de unión con otros profesionales y expertos en cada una de las materias. Esto favorecerá el networking entre personas con las mismas inquietudes profesionales.

Por último… y no menos importante

Como cualquier ejercicio estratégico de empresa, es necesario la medición de resultados. De esta manera, nuestra marca ha de medirse de igual forma que haríamos con un negocio. Para ello, existen numerosas herramientas que facilitan la tarea. Puedes comenzar con el sistema de alertas de Google que te avisarán cada vez que se hace alguna mención con tu nombre o blog, por ejemplo.

 

 

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.