10 Abril 2017

“Si no evolucionas, te quedas estancado y eso significa retroceder” Roger Federer

evolucion roger federer

Roger Federer, el genio reinventado tras estar seis meses de baja, regreso más recargado que nunca y fue capaz de elevar su nivel de perfección. Dejo de lado sus 36 años y las lesiones físicas, enfocándose principalmente a trabajar su inteligencia emocional, lo cual hoy en día lo convirtió nuevamente en el campeón del mundo.

 

El suizo desde los 16 años rebosaba talento, pero en ese momento aún muy joven tendía a perder los nervios, solía tirar la raqueta al suelo e inclusive lo expulsaban de las sesiones de entrenamiento. Hoy en día vemos la evolución que lo llevo nuevamente al puesto número uno. Proceso que no fue fácil ni mucho menos rápido, pero si dio resultado en su esfuerzo, constancia y sobre todo confianza de sí mismo.

 

El tenis evoluciona, las personas, las empresas y el mundo también, lo cual obliga a todas las personas, ha adaptarse y ser capaces de identificar y aceptar los cambios de manera positiva, donde lo más importante es saber afrontarlos y sobre todo actuar. El esfuerzo, la disciplina, el sacrificio, la constancia, aprender a levantarse después de caer, el respeto por el “contrincante”, o por la competencia son los valores universales que deben estar presentes en la vida de los seres humanos.

 

Hay personas capaces de adaptarse a cualquier escenario, de leer a la perfección las situaciones que se generan y sacar su mejor versión. La definición de objetivos claros, tener las ideas y metas establecidas, se vuelven clave para alcanzar la cima en cualquier situación y/o escenario que se presente.

 

Los mejores procesos evolutivos del ser humano, se deben de llevar a cabo trabajando y desarrollando la inteligencia emocional, poniendo en marcha capacidades intelectuales como la conciencia, razón, asociación, memoria, imaginación, entendimiento, para poder así adaptarse al entorno, aprender de la experiencia y superar los obstáculos. Encontrar el equilibrio perfecto y la combinación entre la vida profesional, laboral y social.

 

Roger Feder, el campeón del mundo y genio, es el mejor ejemplo a seguir, muestra como las personas pueden alcanzar el éxito, donde la evolución personal y el incremento de conocimientos, es la clave para convertirse en el número uno y permanecer vigentes en el mercado.

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.