28 Octubre 2014

El marketing mix en el proceso de internacionalización

La internacionalización de una empresa o producto precisa de análisis previos y minuciosos de factibilidad, rentabilidad y de las estrategias de implantación en el país en el que se pretende desembarcar.  A través de las 4 p’s del marketing mix se pueden plantear escenarios y hacer una radiografía de las fortalezas y las debilidades de nuestros productos de cara al nuevo mercado.

A continuación te ofrecemos una lista de factores que puede servir de ayuda al momento de planificar la salida a otros países:

Producto

La diferenciación es vital para sobrevivir a la competencia local, conocida y posicionada. ¿Nuestro producto ofrece un valor agregado o una calidad excepcional que lo hará resaltar entre otros 20 del mismo tipo? ¿Podemos satisfacer las necesidades de los consumidores de una manera novedosa y diferente? Si la respuesta es no, quizás lo mejor será buscar otro mercado.

Precio

Cuando se exportan mercancías hay otros gastos, además de los de producción, que repercuten en el precio final, como transporte, seguros, aranceles e impuestos de aduanas. Por ello es necesario determinar si nuestro producto tendrá un precio competitivo y a la vez será capaz de generar beneficios. Si resulta muy caro para el mercado destino tendrá dificultades en la venta.

Distribución (Place)

Los nuevos mercados suelen ser terrenos desconocidos. Para garantizar la accesibilidad al producto lo más recomendable es iniciar la distribución a través de un aliado local con experiencia, que garantice la entrega oportuna y constante en los puntos de venta. Luego de que hayamos adquirido experiencia podemos aventurarnos a asumir la distribución por cuenta propia y reducir los costos de la intermediación.

Comunicación (Promotion)

Es quizás una de las áreas más complejas en la internacionalización, pues es vital adaptarse a las costumbres y formas de comunicación del mercado destino. Podremos encontrar mercados muy similares en los que solo hay que ajustar la comunicación en cuanto al idioma, como ocurre entre España y Portugal, pero en otros casos, es necesario tomar en cuenta aspectos culturales, religiosos, políticos, de consumo, entre muchos. En oportunidades las empresas se ven en la obligación de cambiar los nombres de los productos o usar marcas locales para la distribución para cumplir con las exigencias de los consumidores del mercado destino.

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.