06 Julio 2015

El comercio internacional como puerta a un nuevo mundo

La importancia del comercio internacional

Con la globalización del mundo, el acceso a las redes informáticas y su interconexión, la recesión económica mundial, que ha afectado a algunos países más que a otros, el entorno comercial no podía quedarse al margen de todo esto, y las empresas se han tenido que plantear con mayor frecuencia la opción del comercio internacional como la vía idónea, no solo para ampliar mercado, sino también para adaptarse a los cambios que está exigiendo el mercado.

Pero… ¿De qué trata eso de comercio internacional?

En toda actividad empresarial, el mercado dicta las pautas de lo que demanda y lo que las organizaciones empresariales deben dar. De manera que si un mercado se queda estático o ya no está ofreciendo el mejor rendimiento para una empresa, la opción de probar otros mercados y ampliar su demanda comercial se convierte en la mejor manera de solventar este tipo de situaciones, sin contar que es una forma muy buena de ampliar horizontes simplemente por buscar crecimiento u oportunidades, y no por solventar problemas.

Así pues la opción del comercio internacional surge como una iniciativa altamente valorada. Y es que mediante cualquiera de las actividades de comercio internacional, un producto o un servicio que en un mercado local está decayendo, en un mercado internacional distinto puede repuntar, aumentado su periodo de vida útil y pudiendo seguir siendo fuente de ingresos para una empresa.

De manera que, el comercio internacional se trata principalmente en llevar un producto o un servicio que se genera en un determinado territorio o espacio geográfico, a un territorio extranjero que represente un mercado nuevo y por ende ofrezca una oportunidad de negocio.

¿Puede cualquiera incursionar en el comercio internacional?

En principio el mercado internacional es un mercado abierto a cualquier empresa que realice actividades comerciales de carácter legal, sin embargo no toda empresa ni toda persona física, está en la capacidad de afrontar, practicar o realizar actividades de comercio internacional.

Esta como cualquier otra actividad comercial, necesita una preparación y asesoría especial antes-durante y después de iniciada, para poder llevarla a cabo con el éxito esperado y minimizando los riesgos que esto pueda representar.

Aspectos económicos como la cantidad de ingresos mínimos que se necesitan dentro de una empresa para poder iniciar actividades en un mercado internacional nuevo; aspectos jurídicos como normativas fiscales y mercantiles que deban cumplirse en ese nuevo territorio al cual se pretende llegar; asuntos contables y financieros como cambios de monedas y divisas; principios contables para llevar las cuentas, así como un largo etc. Todo ello constituyen esos temas a considerar y sobre los cuales se debe realizar un especial análisis antes de iniciar actividades de comercio internacional.

Pero ante esta necesidad de adaptarse a los cambios del mercado y teniendo en consideración el inminente auge que ha tenido el comercio internacional en las actividades comerciales de muchos países; las instituciones educativas como universidades y escuelas de negocio han desarrollado dentro de sus ofertas formativas: cursos, carreras y maestrías en comercio internacional, para poder formar a profesionales expertos en esta área que tanta demanda y oferta laboral tiene.

Asegura tu futuro profesional y mejora los resultados de tu negocio, especializándote en el Máster de Comercio Internacional

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.