01 Septiembre 2014

Consejos para sobrellevar la depresión postvacacional

Depresión postvacacional

Cansancio generalizado, fatiga, falta de sueño, dolores musculares, ausencia de apetito o de concentración… irritabilidad, tristeza, falta de interés o nerviosismo… LLegó sepriembre y, con él, la vuelta a la rutina y el más que conocido síndrome postvacacional. 

El llamado síndrome postvacacional, también conocido como estrés o depresión postvacacional, es un concepto que se refiere a la ansiedad o presión emocional que debemos afrontar al readaptarnos a las tareas laborales después de un período vacacional.

Es un proceso adaptativo a la vida laboral después de las vacaciones que, para algunas personas, puede resultar difícil. La buena noticia es que a casi toda las personas “medianamente” normales, les encanta disfrutar de las merecidas vacaciones, asique por regla general y en mayor o menor medida, a todo el mundo le influye este síndrome. Estás salvado, no eres un bicho raro.

A pesar de que no hay un consenso sobre la existencia real de este “síndrome postvacacional”, solo tenemos que mirar alrededor de nosotros para ver que no creer en las meigas no evita su existencia. El principal problema que tenemos es que consideramos el trabajo como el medio con el que ganarnos la vida. ¿Ganarnos la vida?, ¿Qué significa eso?, ¿Qué hemos perdido la vida en el trascurso del atasco y el café y durante las 8 horas de jornada la tenemos que recuperar?  Ver el trabajo como una actividad negativa, obligada y sacrificada, es lo que nos lleva a este malestar a la hora del volver al “labora”. En las sociedades en que se considera el trabajo como algo creativo, con sentido por sí mismo y digno para el ser humano, el estrés postvacacional prácticamente no existe.

Parte de la base de que la vida la ganaste el día que naciste y todo lo que haces en ella es para hacerla relucir. Busca hacer que  tu entorno laboral  se componga de actividades gratas y creativas con un desarrollo de relaciones sociales satisfactorias. Es un buen punto de partida para volver de la playa pero, aun así, veremos algún consejo más.

La readaptación a la vida laboral después de las vacaciones incluye cambios de horarios, de obligaciones y de estilo de vida en su conjunto. Todo ello conforma un proceso normal de adaptación, que en algunos casos llega a ser más intenso y produce en quien los sufre molestias psicológicas y/o físicas.

Aquí os dejamos algunos consejos que nos podrán ayudar, a adaptarnos a la vuelto pero sobretodo y ante todo, a disfrutar de la vida que ya tenemos ganada, incluso trabajando.

  • Empezar de manera gradual con la intensidad del trabajo, de menos a más intensidad, siempre intentando comenzar por las tareas más gratas.
  • Aprovechar los tiempos de descansos o de la comida para volver a alguna actividad agradable, para las relaciones sociales o familiares.
  • Dormir adecuadamente, alrededor de las ocho horas.
  • Mantener horarios regulares tanto durante el día como en las horas de acostarse y levantarse.
  • No “llevarse trabajo a casa”, dejar en el trabajo lo concerniente a éste.
  • Practicar ejercicio físico moderado, si es posible a diario.
  • Seleccionar aquellas actividades que podemos llevar a cabo, y delegar aquellas para las que no estamos tan preparados.
  • Mantener una actitud realista y proactiva, sin sopesar una y otra vez, de manera repetitiva y poco productiva, todas las alternativas a las cuestiones planteadas.
  • Plantear los problemas laborales del modo más simple y esencial posible, prescindiendo de los detalles y sopesando la esencia para encontrar las soluciones.
  • Halagar el trabajo bien hecho de las personas a nuestro alrededor y corregir las conductas inapropiadas o negativas en cuanto surjan de modo sutil pero firme.
  • Practicar la relajación en intervalos regulares, eliminar pensamientos erróneos o ideas irracionales que puedan darnos ansiedad.

Y si con esto no va la cosa mejor… comienza a plantearte que quizá necesites otro entorno laboral porque para agosto aún quedan 11 meses más.

Antonio Robles, profesor del Máster de Dirección de Recursos Humanos

No hay comentarios

¿Quieres comentar la noticia?

Si quieres personalizar tu avatar, click aquí.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *
Recuerda que los comentarios deben ser revisados por un administrador.