La importancia de las relaciones humanas en la gestión de empresas

Las buenas relaciones humanas dentro de una empresa son un factor muy importante para alcanzar el éxito, no sólo con el cliente, sino también internamente entre el equipo que forma el capital humano de la empresa.

Es necesario que las organizaciones cuenten con líderes que sepan cómo gestionar el talento y sean capaces de adaptarse a los cambios en el mercado laboral. 

 

Las relaciones humanas son el conjunto de normas, principios y técnicas para que las personas entablen mejores relaciones entre sí.  Se trata del grado de aceptación, simpatía y madurez que reflejamos hacia los demás. Sin duda, un aspecto muy importante dentro de la organización empresarial.  

 

¿Qué nos permiten las buenas relaciones humanas?

Nos permiten aumentar el buen entendimiento entre los equipos de trabajo a través de una comunicación eficaz considerando las diferencias individuales, generando relaciones satisfactorias y alcanzar la realización y felicidad del individuo creando un ambiente armonioso de trabajo. Las empresa que siguen este modelo suelen ser más competitivas, es aquí donde es necesario que el Departamento de Recursos Humanos fije y trace metas para garantizar que estas condiciones se den.

Los futuros profesionales dentro del área de recursos humanos necesitan los conocimientos y habilidades necesarias para poder liderar el cambio en las organizaciones, creando grupos de trabajo multidisciplinares que sean capaces de trabajar unidos para conseguir las metas globales de la organización bajo un ambiente de armonía, compañerismo y confianza que afiance las bases del éxito en la estrategia de negocio.

 

Paolo Lombardo, Responsable del Área de Recursos Humanos de EUDE Business School reflexiona sobre los distintos aspectos que influyen en las buenas relaciones humanas dentro de las organizaciones.

En los últimos treinta años uno de los grandes retos que ha enfrentado el área de Recursos Humanos en las empresas es todo lo referido a la gestión de las relaciones interpersonales y a la búsqueda de un ambiente de trabajo positivo y productivo.

 

Entre las diversas estrategias que se han seguido para tal fin, todas afectando a la cultura y el clima organizacional, se encuentran las siguientes:

 

  1. Trabajo en equipo. Los especialistas han encontrado evidencias sólidas que indican que una cultura de empresa centrada en el trabajo en equipo sirve como herramienta de fortalecimiento de las relaciones humanas dentro de las organizaciones. Al favorecer la expresión del “nosotros” sobre el “yo” estamos, desde la dirección de la organización, enviando un mensaje a todos los colaboradores en el sentido de que aquellos elementos de individualidad se han de poner al servicio de los objetivos empresariales, teniendo claro que la constitución de un equipo de trabajo significa asumir la corresponsabilidad de trabajar para alcanzar las metas globales.

 

  1. Motivación e incentivos. Otro de los grandes retos en estos últimos años, ha sido la puesta en marcha de iniciativas surgidas entre los propios trabajadores para mantener el espíritu de colaboración, como es el caso de la asignación de tiempo de trabajo para el desarrollo de proyectos individuales; los programas de bienestar o “wellness” que apuntan a una mejora de las condiciones físicas y psicológicas de cada individuo, tanto incentivando el cambio de hábitos alimenticios o el incremento del tiempo dedicado al deporte y en acondicionamiento físico. Por último, también se han desarrollado interesantes iniciativas que han permitido a las empresas mejorar su reputación organizacional implementando políticas de Responsabilidad Social Empresarial donde el rol de los trabajadores sirve también para marcar pautas de valoración que se traducen en mejoras e incentivos relacionados con su rol dentro de la empresa.

 

  1. Valor al trabajo y al mérito personal. El desarrollo y la profesionalización de la gestión humana dentro de las organizaciones, con la implantación de modelos de gestión tales como el de Competencia o el de Conocimiento, junto a una evolución cultural positiva, han servido para que desde la propia dirección general se dé justo valor tanto a los elementos formales de productividad (hard) como a aquellos más difíciles de cuantificar (soft). Es tendencia considerar no solamente el resultado del trabajo en los diversos sistemas de valoración del desempeño y de las retribuciones, sino incorporar al análisis aspectos tales como los méritos a destacar, el papel individual que influye positivamente sobre los diversos equipos de trabajo a los que cada trabajador pertenece, las sinergias que desarrolla con los responsables de área y con sus propios colaboradores.

 

De esta manera el mensaje que dejamos a la sociedad es que las personas no solamente son necesarias en las organizaciones para que éstas alcancen sus objetivos, sino que hoy en día es igualmente relevante conocer las historias de éxito y los diversos roles que cada persona juega dentro de la empresa.

 

Conviértete en un líder capaz de gestionar el talento y las cualidades humanas en la empresa. 

Los alumnos de EUDE visitan Enterprise, líder mundial en alquiler de vehículos

El pasado jueves, los alumnos de EUDE Business School tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano el modelo de negocio de la compañía Enterprise, líder mundial en la industria de alquiler de vehículos.

 

El pasado jueves 12 de julio los alumnos de EUDE Business School pasaron la mañana en una de las sedes de la compañía Enterprise en Madrid. Allí, pudieron conocer la trayectoria, la estrategia y el modelo de negocio de una de las empresas líderes en el alquiler de vehículos.

 

A las 10 de la mañana, Maribel Osuna, Responsable de Selección y Contratación de Enterprise recibió al grupo y realizó una presentación de la empresa contando su origen, historia y trayectoria hasta el momento actual.  Enterprise dio sus primeros pasos en el año 1957, abriendo la primera sucursal en la ciudad de St. Louis, Missouri. La idea visionaria del fundador Jack Taylor era que los clientes preferirían los beneficios de alquilar un vehículo en vez de comprarlo. Y, aunque las ideas de aquel entonces no coincidían con esta visión, el compromiso de Jack con el servicio a los clientes ganó.

 

Taylor, eligió el nombre Enterprise como homenaje al portaaviones de la Segunda Guerra Mundial en el que sirvió, USS Enterprise. Hoy, el nombre “Enterprise” es sinónimo de liderazgo y visión del negocio.

A mediados de la década de los 90, Enterprise dio sus primeros pasos en Europa. En 1994, abrieron su primera sucursal europea en Reading, Reino Unido, un país en el que ahora operan más de 400 sucursales y tenemos más de 3.500 empleados. Las oficinas en Irlanda y Alemania le siguieron en 1997 y desde entonces han crecido a más de 20 y más de 190 sucursales, respectivamente. En 2012, Enterprise expandió sus operaciones a Francia y España con la adquisición de Citer SA y su filial Atesa de PSA Peugeot Citroën.

En la actualidad cuentan con 9.600 ubicaciones en todo el mundo, una flota que excede los 1,9 millones de vehículos y una familia global extendida de más de 100.000 empleados . “Todo este crecimiento y expansión proviene de la filosofía personal de Jack de que si primero cuidas a tus clientes y empleados, los beneficios seguirán”.

 

El revelo lo tomó Carlos Fernández, Group Trainer para España, quién habló sobre su caso de éxito y trayectoria en la compañía. Sin duda, Enterprise es una empresa que te ofrece la oportunidad de crecer personal y profesionalmente, apuestan por el talento. Su programa de ‘Management Trainees’  permite recibir la formación necesaria para dominar competencias desde ventas y marketing a liderazgo y control de costes, todo lo necesario para poder gestionar tu propia sucursal.

 

Tras las charlas, Enterprise ofreció al grupo de estudiantes un delicioso desayuno en el que pudieron compartir sus impresiones y resolver sus dudas sobre la compañía. Después realizaron una ruta visitando los distintos departamentos que conforman la empresa, en la que pudieron conocer el trabajo que realiza cada equipo y cómo se lleva a cabo el día el día de un negocio líder en alquiler de vehículos.

 

Desde EUDE Business School damos las gracias a Enterprise por brindar a nuestros alumnos la oportunidad de conocer en profundidad su negocio y cómo han logrado alcanzar el éxito en sus más de 60 años en activo.

Daniel Benjumea, docente en EUDE, nos habla sobre “las 5 Inteligencias del Desarrollo Directivo”

Las Organizaciones de hoy en día son como un microcosmos que se organiza y reorganiza según leyes sistémicas que entrelazan factores humanos, tecnología y procesos de tal forma que se hace complejo a veces entender de donde provienen los factores claves de desarrollo, problemas o cambios dentro del seno de las mismas.

 

Cuando dentro de una Organización se planea y plantea el esquema general de Desarrollo del Staff Directivo, hay que tener en cuenta las áreas del conocimiento que están implicadas. Dicho de otro modo, hay que trabajar de forma integral todas las inteligencias implicadas en la transformación de información a resultados en las que tiene que actuar el Directivo.

 

Dichas inteligencias se clasifican según el Modelo Covey® en 4 ( Emocional, Física, Mental y Espiritual). Este modelo sirve como base para entender la necesidad de trabajar en conocimientos, habilidades y actitudes para cada una de ellas, generando hábitos proactivos que permitan una evolución constante y orientada a resultados y a una plenitud.

 

El modelo de las 5 Inteligencias es un modelo basado en la teoría Covey que además incluye la inteligencia tecnológica.

 

La Inteligencia Emocional

Daniel Goleman, quizá sea el mayor referente en este campo. Las teorías de Goleman nos anteponen ante la necesidad de entender nuestras propias emociones y las de los demás para poder interactuar de forma adecuada en nuestras relaciones y entender nuestros comportamientos desde la lectura y el conocimiento propio de las emociones.

Toda persona que desee liderar debe aprender a liderar desde las emociones. Reconocerlas, entenderlas, sentirlas, expresarlas y aceptarlas es un proceso continuo de aprendizaje al que todo cargo directivo debe estar dispuesto a abrirse.

 

La Inteligencia Física

¿Somos capaces de reconocer y cuantificar nuestro nivel de estrés de 0 a 10?. Pruebe a hacerlo, pregúntese a si mismo cual es su nivel de estrés de 0 a 10, cómo se le manifiesta en su organismo y pruebe a atender  las señales físicas de su cuerpo para poder autogestionarse y gestionar mejor en el día a día.

 

La Inteligencia Mental

Ser inteligente no es lo mismo que ser Racional. Ser inteligente tampoco está relacionado con el nivel de conocimientos técnicos de una persona sino más bien con la capacidad de poner esos conocimientos en práctica.

La inteligencia es saber aplicar en el momento adecuado la fórmula adecuada. De la inteligencia a la sabiduría hay un gran paso, y es que la sabiduría requiere de experiencia y la puesta en practica de la inteligencia de forma continuada.

 

La Inteligencia Espiritual

Conozco muchos casos de profesionales desmotivados en su trabajo, en su día a día, algunos de ellos incluso son cargos o altos cargos en algunas Organizaciones. Sus salarios son altos y tienen grandes beneficios, pueden tomar decisiones y no tienen a nadie que les diga lo que tienen que hacer. ¿Por qué están desmotivados?, es muy sencillo, se han desconectado de su Propósito.

Un cargo directivo se elige, toda elección requiere de responsabilidad y toda responsabilidad requiere de un propósito.

 

La inteligencia Técnológica

Todas estas inteligencias, están conectadas entre sí, y hoy en día todas rotan y sinergizan desde la inteligencia tecnológica.

La inteligencia Tecnológica del Directivo radica en la capacidad de recibir, comprender y proyectar soluciones desde las 4 inteligencias de Covey a través de la Inteligencia Tecnológica. El manejo de RRSS, las Big Data y los Flujos de Información digital son claves.

“Los actos de un ser humano, los definen las conductas que marcan cada una de sus inteligencias”.  Actuemos de forma Directiva, seamos directivos… o no.

 

Daniel Benjumea Aparicio, 

Docente en Habilidades Directivas en EUDE Business School 

La Gamificación llega a EUDE de mano de Psicosoft

La era digital también ha llegado al sector de los Recursos Humanos, para explicar la implementación de nuevas técnicas y procesos a nuestros alumnos, EUDE Business School contó con la presencia de Jacobo Quintans, Director de la consultora Psicosoft. 

 

Los alumnos de Recursos Humanos de EUDE Business School pudieron disfrutar de una auténtica Master Class sobre las nuevas técnicas y procesos, como la gamificación, que se están llevando a cabo en este momento en las empresas de mano de Jacobo Quintans, Director de la consultora Piscosoft.

 

Piscosoft  es una consultoría de Recursos Humanos centrada en generar e implantar soluciones dirigidas al desarrollo de fuerzas de ventas, managers y directivos, tanto en formación y desarrollo como en sistemas de evaluación y medida.

Los ingredientes de su éxito son:  la cercanía a la realidad de los profesionales y el afán por superar las expectativas del cliente. La combinación de sus metodologías específicas y de nuevas tecnologías ha sido fundamental para la consolidación y el desarrollo permanente del grupo a lo largo de sus más de 30 años en el mercado.

 

Durante su intervención Jacobo explicó a nuestros alumnos todo el trabajo que realiza la consultora, los clientes con los que trabaja y las estrategias y campañas que llevan a cabo. La jornada se centró en mostrar cómo aplicar la gamificación dentro de los procesos internos de una empresa. 

 

A través de contenedores con distintos formatos realizan distintas actividades según la empresa y el proyecto a desarrollar. Por ejemplo, se pueden realizar circuitos de actividades, sesiones de escape room, videojuegos entre otros.  Con la introducción de estas actividades se consigue motivar y aumentar la implicación de los empleados,  incentivar el trabajo en equipo, logrando así el tan deseado “engagement”.

 

Jacobo ilustró estas novedosas ideas mediante ejemplos de algunas empresas como BBVA, Tous, Bacardi o Vodafone; empresas de sectores muy diferentes pero que han sabido adaptarse e introducir la gamificación a sus procesos internos. En el caso de BBVA, Psicosoft diseñó una experiencia de escape room basada en una misión en el que los empleados debían evitar un cibertaque. El desarrollo de esta actividad estaba basado en la superación de pruebas, a través de test de conocimiento y la asignación de puntos hasta conseguir superar la misión.

 

Sin duda, la introducción de la gamificación en procesos en la empresa como la acogida del personal que acaba de llegar a la compañía llevando a cabo proyectos de onboarding online; o las sesiones de formación y desarrollo de habilidades,  ha supuesto un gran éxito, un mayor grado de satisfacción y una reducción de costes y tiempo para la empresa.

 

“El ponente centró su charla en tres aspectos fundamentales: el papel de las consultoras de formación y las demandas del mercado, la gamificación como herramienta para el desarrollo, y la ejemplificación de su aplicación práctica en las empresas. De manera ágil y concisa desarrolló dichos aspectos de manera satisfactoria, dejando en los participantes un interés positivo para profundizar sobre este tema en el programa de Máster de RRHH“. Así resume la jornada, Paolo Lombardo, Responsable del área de Recursos Humanos en EUDE Business School. 

 

 

 

Daniel Benjumea, docente de EUDE, nos habla sobre “Los Ocho Procesos Críticos del Liderazgo”

El Liderazgo como competencia se basa principalmente en la gestión de Procesos.

Todo lo que sucede dentro del seno de las Organizaciones se rige por la ley de Procesos en las que mediante la planificación, la puesta en práctica, la evaluación y los ajustes se van produciendo las mejoras enfocadas al éxito de la misma.

 

El liderazgo está sujeto a una serie de reglas inherentes entre la cuales se encuentran los denominados Procesos Críticos. Dichos Procesos son claves, por lo que todo “Líder” dentro de una Organización debe conocerlos y reconocerlos a través de un amplio nivel de conciencia y consciencia.

 

Principalmente hay 8 procesos denominados críticos que deben ser tenidos en cuenta a la hora de dirigir el Staff de una Organización:

 

El Líder o Coordinador de un equipo de trabajo debe ser capaz de reconocer todo tipo de oportunidades dentro de su ámbito de actuación.

Dichas oportunidades a veces están sujetas a la resolución de diferentes problemas ya que como decía Petter Drucker “La cualidad de un Líder es saber transformar los problemas en Oportunidades”.

La evidencia a veces no es tan evidente por lo tanto no sólo un líder ha de ser visionario sino que también debe saber hacer una lectura en tiempo y espacio de las oportunidades que en el día a día abordan a su equipo, sus funciones o su cliente.

 

La Gestión de conflictos es un arte que requiere de paciencia, positividad y sobre todo el entendimiento y la comprensión de que algunos conflictos no deben ser resueltos sino que se debe aprender a convivir con ellos. Son algo natural dentro de la Organización.

Generalmente el Conflicto se convierte en un problema,  cuando no se resuelve o cuando sencillamente se lucha contra en conflicto en lugar de confrontarlo.

Un buen líder debe apalancarse en estos casos para elevar el nivel de consciencia de su staff y transformar el conflicto en una fuente de crecimiento y cambio evolutivo.

 

No es lo mismo tener información, que gestionar información. La gestión requiere de recopilación, análisis, evaluación y segmentación.

La gestión de la información es un proceso crítico en tanto en cuanto la información que se maneja en las Organizaciones depende principalmente del canal Formal e Informal.

Es de vital importancia que un buen Líder gestione la información de ambos canales con éxito y sobre todo sea capaz de extractar la información válida para poder implementar cambios a través de ella. El uso de herramientas de comunicación y el manejo de las Soft Skills se hace fundamental en este caso.

 

Si la Gestión de la Información era importante, la comunicación lo es aún más ya que es la herramienta a través de la cual se puede gestionar dicha información.

Un buen líder no sólo ha de conocer las herramientas comunicativas para distribución y gestión de la información a nivel interno y externo a través de los diferentes canales, sino que además debe tener la “habilidad” de comunicarse.

La comunicación es la capacidad de entender y ser entendido en el marco vital de las relaciones. Esto adquiere una mayor importancia cuando se comparten objetivos y metas dentro de una Organización.

 

La Motivación como proceso se basa principalmente en la capacidad de mantenerse un “Líder” motivado en el día a día. Motivar a nuestro Staff a veces no es tan sencillo porque cada persona tiene su propia vía de motivación y la capacidad de gestionarla por parte de los “mandos” de una organización no es posible.

Lo que si puede gestionar todo responsable es su propia motivación de tal forma que mediante esta y un alto grado de automotivación sirva de influencia y ejemplo para el resto del Staff. “Es más fácil desmotivar a través de nuestras conductas, que motivar”.

 

Como si de un jugador de ajedrez se tratase, el “Líder” debe estudiar cada jugada. No todas las piezas dentro de una organización funcionan igual, y mucho menos las personas que son las que finalmente hacen que una organización funcione.

De cómo se gestionen los recursos, cómo se establezca el timing y cual sea la disponibilidad y disposición de los mismos, depende en gran parte el éxito en la Organización.

 

Si, la gestión del Ego es otro gran proceso al que se enfrenta todo “Líder” en su trabajo diario. El Ego es el antihéroe del Liderazgo por que sólo se nutre de la victoria privada y no está enfocado a la evolución y desarrollo del Staff.

Todavía a día de hoy y a pesar de convivir en Organizaciones más horizontales y con diferentes generaciones mucho más creativas y evolucionadas en cuanto a conciencia social y valores, muchas organizaciones siguen ancladas en un Liderazgo de Egos, sujeto a sistemas de recompensa o reconocimiento arcaicos. Estos Sistemas Ególatras frenan la evolución interna de la Organización.

Nadie entraría en un establecimiento con un paraguas abierto, se cierra y se deja en el paragüero…, el Ego se deja fuera, no hay nada de lo que protegerse y mucho de lo que empaparse.

 

Este quizá sea el proceso más crítico de todos y por eso lo he dejado para el final. La tendencia a tomar el control de todo lo que sucede a veces es tan simple como hacer un ejercicio autoritario del cargo…”porque soy el que manda”. Esto no funciona, es sabido ya por la gran mayoría de los seres humanos.

Es el proceso más crítico por que requiere pararse, reflexionar, auto-cuestionarse, mirarse y verse de forma realista y continuada. Me gusta mucho trabajar con mis alumnos la Ventana de Johari ® ya que de ella se desprende información muy relevante de cara a conocer lo que realmente está llegando de nosotros en el ejercicio del cargo.

Es el proceso más complicado por que internamente tenemos un sistema de creencias y valores tan grande o incluso más que el de la propia organización. Lo importante de todo esto es entender que nuestro sistema de creencias y valores va a determinar nuestra conducta y dada nuestra posición influyente dentro del Staff podemos crear una Cultura sin llegar a ser conscientes de ello.

 

Trabaja cada proceso crítico en tu día a día, planifica y estructura objetivos para acometer cada uno de ellos. El Liderazgo no es un cargo, es una responsabilidad.

 

 

Daniel Benjumea Aparicio

Docente en Habilidades Directivas y Toma de Decisiones en EUDE Business School 

El futuro profesional de las nuevas generaciones

La revolución digital ha transformado el mercado laboral, ahora se demandan empleos que no existían hace diez años. Los empleos relacionados con las ramas de la informática y las telecomunicaciones serán los más solicitados. 

 

En un mundo cada vez más digitalizado, globalizado y conectado estudiar la carrera de tus sueños ya no basta. La matriculación en estudios universitarios sigue subiendo como la espuma, lo que convierte el mercado laboral en una total competición.

 

Las futuras generaciones están cada vez más capacitadas, dominan las nuevas tecnologías y los idiomas, lo que hace realmente difícil destacar. Además ahora ya no es suficiente con la carrera universitaria, por eso, son cada vez más los estudiantes y trabajadores que deciden especializarse y realizar un Máster; según datos del Ministerio de Educación, los matriculados en másteres oficiales han aumentado un 77,7% en los últimos siete años.

 

Especializarse en Marketing Digital o realizar un MBA resulta, en la mayoría de casos, la mejor baza a la hora de encontrar un puesto de trabajo o poder promocionar dentro de la empresa. Los perfiles de los alumnos son muy diversos. Hay jóvenes recién salidos de la carrera que buscan especialización, candidatos al doctorado o trabajadores que después de años en empresas vuelven a estudiar para reciclar y ampliar conocimientos.

 

Entonces, ¿qué carreras tienen más salidas profesionales?

A la hora de elegir qué queremos estudiar es primordial realizar una apuesta segura con miras a nuestro futuro laboral. Una buena opción es analizar las tendencias que están en auge y más van a destacar en los próximos años.

 

Carreras como ADE y Derecho siguen siendo buenas opciones aunque son las disciplinas ‘STEM’ (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) las que ofrecen mayores oportunidades y son una apuesta segura de cara a encontrar empleo.  Las titulaciones como Ingeniería Electrónica, Informática o Medicina muestran una tasa de paro inferior al 7%.

 

Sin embargo, es  el empleo digital el que mayor crecimiento y posibilidades ofrecerá en los próximos años. El análisis de datos, la ciberseguridad y el desarrollo de ‘apps’ brindan nuevos puestos dentro de las empresas. Los especialistas en recopilación, gestión e interpretación de la información se demandan en todos los sectores.

 

La importancia de realizar prácticas

La realización de prácticas en empresa durante y al finalizar la carrera supone la vía perfecta, tanto para acceder al mercado laboral como para adquirir experiencia.  Así lo considera la OCDE, el organismo internacional que representa a las grandes economías del mundo y países en desarrollo, que cree que la figura del becario puede aportar beneficios “tanto a los jóvenes como a las empresas”.  Más del 80% de los jóvenes que han realizado prácticas opinan que “las prácticas fueron o serán útiles a la hora de encontrar un trabajo estable”.

 

En EUDE Business School sabemos la importancia de realizar prácticas durante el proceso de formación, por eso, ofrecemos a nuestros alumnos más de 1.200 convenios con grandes empresas de sectores como industria, servicios o comunicación en nuestra Bolsa de Empleo. Además, nuestro Departamento de Orientación Profesional ofrece un servicio integral a los alumnos que desean hacer prácticas durante la realización de su Máster acompañándoles en todo el proceso.

 

“La fórmula de las prácticas como vía para adquirir experiencia profesional e incluso acceder a un puesto de trabajo es cada vez más admitida y valorada por empresarios y jóvenes demandantes de empleo.

 

La excesiva teoricidad de algunos estudios universitarios las convierten muy a menudo en la única oportunidad que tiene el estudiante de poner en práctica su formación, conocer de cerca el funcionamiento interno de las empresas, contrastar sus conocimientos y aptitudes con el perfil que demandan las empresas, e incluso definir sus aspiraciones profesionales”, opina al respecto Carmen Muñoz, Directora del Departamento de Orientación Profesional de EUDE.